Menstruación sostenible

El otro día os contaba cuáles eran mis marcas fetiche respecto a la ropa interior ética. Sé que cuando se toma la decisión y se da el paso hacia un estilo de vida más respetuoso cuesta saber dónde comprar. Por eso me gusta compartir todos aquellos proyectos, marcas o personas que nos ayudan en este camino por si a ti también te pueden ser de ayuda. 

El tema de hoy es bastante especial. En todos los sentidos. Es algo que no se suele tratar en público y que muchas mujeres evitan por sentirse incómodas al hablar de ello. Yo misma me incluía entre ellas.

Instagram es a veces todo un descubrimiento y pone en tu camino proyectos preciosos. Así conocí CYCLO y a Paloma, su fundadora.

Ella defiende que la menstruación no debe ser un tabú y promueve talleres de educación menstrual para "reconciliarnos" con ella y aportar información de un tema del que poco se sabe a pesar de que nos afecte a todas las mujeres en algún momento de nuestra vida.

Además, CYCLO también proporciona a la mujeres productos para una menstruación sostenible, ecológica y libre de químicos.

En uno de sus post descubrí que las compresas que yo misma usaba durante cinco días cada mes estabanblanqueadas con cloro y dioxinas y estaban compuestas en su mayoría por plásticos que, por supuesto, eran de un solo uso.

CYCLO quiere luchar contra todo esto y ha creado una gama de higiene femenina para conseguir una menstruación mucho más respetuosa, tanto con nosotras como el Medio Ambiente. 

Por eso quiero contarte mi experiencia con tres de los productos que puedes encontrar en su tienda, porque cuesta dar el paso al estar tan acostumbrada a las compresas y tampones de toda la vida. Pero es que una vez que se prueba, ¡os prometo que dan ganas hasta de tener el periodo jaja!

 

COMPRESAS DE TELA

Foto de @rebecabalas para CYCLO

Foto de @rebecabalas para CYCLO

Las compresas de CYCLO están hechas a mano en España con telas de algodón ecológico.

Son una auténtica pasada. Se colocan con la parte clarita hacia arriba y se enganchan. Una vez usadas, se lavan con agua fría y jabón neutro y a secar. Así, una misma compresa se puede reutilizar muchas veces. Son súper cómodas de usar y absorben igual (o mejor) que las compresas que solía utilizar. Además, si tengo que salir de casa, las doblo y ocupan muy poquito. 

Hay tres tallas dependiendo de su absorción: compresas de noche, de día y protegeslip.

 

COPA MENSTRUAL

Foto de @rebecabalas para CYCLO

Foto de @rebecabalas para CYCLO

Cuando supe que existía la copa menstrual tardé mucho en tomar la decisión de comprarla. ¿Me iría bien? ¿Dolería? ¿Me apañaría fuera de casa con ella? Era algo totalmente nuevo para mí y debo confesar que fui un poco escéptica.

Aunque me costó unos días acostumbrarme a colocarla y usarla, sé que ya no volveré a usar un tampón. Tras esos primeros días, la copa ha sido mi gran aliada durante mis cinco días del mes. No molesta nada y es súper cómoda.

Fuera de casa no he tenido nunca ningún problema con ella, ya que basta con vaciarla, aclarar con agua fría y volver a colocarla. 

Está elaborada con silicona de grado médico 100% hipoalergénica y puede durar hasta 10 años. 10 años. Se pueden ahorrar muchísimas compresas y tampones de un solo uso durante estos años.

Sé que existen millones de dudas y que da miedo dar el paso hacia la copa menstrual. Yo misma me vi en esa situación ya que no es la opción que me inculcaron desde que era pequeñita.

Por eso, en el blog de Cyclo puedes leer un montón de artículos que pueden resolver tus dudas respecto a la copa y una menstruación más sostenible, pero a mí me ayudó especialmente este que trata sobre los miedos de usar nuestra primera copa menstrual.

 

BRAGUITAS MENSTRUALES COCORO

Foto: Página web Cocoro

Foto: Página web Cocoro

Si la copa menstrual supuso toda una revolución en mis días con el periodo, las braguitas menstruales no han quedado atrás.

No puedo describir la sensación de no llevar nada más que unas braguitas y saber que aunque estés menstruando, no van a mancharCocoro ha creado estas braguitas menstruales que absorben el equivalente a dos tampones.

Se usan, se meten a la lavadora y vuelta a empezar.

En mi caso, las utilizo los últimos días del periodo dónde sé que puedo aguantar todo el día sin cambiarme o por las noches. Son súper cómodas y aunque los primeros días tenía miedo a manchar, pronto me di cuenta de que eran maravillosas y funcionaban muy bien.

Aunque la capa externa de las braguitas varía según el modelo, todas están compuestas por algodón, en contacto con la piel, y tejido técnico de polyester absorbente, hidrófugo, antibacteriano y transpirableentre la capa interior y la exterior.

Sé que el polyester no es un tejido demasiado sostenible y evito utilizarlo comprarlo siempre que pueda. Sin embargo, si tengo que elegir entre compresas y tampones tradicionales de un solo uso o estas braguitas, sin duda me quedo con estas últimas.

No solo nos evitan el utilizar estos productos sino que las braguitas conservan sus propiedades hasta dos años, y una vez pasado este tiempo, pueden ser seguir siendo utilizadas como unas braguitas normales y durar varias años más.

Yo las compré en la tienda de CYCLO aunque Cocoro tiene su propia tienda online también.


La menstruación no es fácil, ni limpia ni muchas veces indolora. Es algo que todas las mujeres padecemos en algún momento de nuestra vida y si entre todas podemos contribuir a generar menos residuos y utilizar menos productos de un solo uso, estaremos ayudando muchísimo al Medio Ambiente. 

Espero que mi experiencia con estos tres productos te haya sido de ayuda y que si aún dudas sobre la copa o cualquiera de los otros productos para la menstruación sostenible, animarte a dar el paso porque es un auténtico lujo. 

Y como siempre, gracias por leerme :)

 

Julia de las Heras